Autómatas

No sé por qué pero tengo la necesidad hoy de escribir. Realmente me va todo a pedir de boca. No todos los sentidos de mi vida van genial pero están en un buen rumbo. No es que no me haya currado llegar a dónde estoy, porque lo he hecho.

Me he mimado y destrozado cuando ha sido necesario. Esto me ha hecho construirme y querer seguir haciéndolo.Aún me siguen atormentando recuerdos del pasado, que me hacen vivir en algunos aspectos de mi vida con miedo. Intento darme cuenta y con la consciencia abierta actuar lo mejor posible.

¿Por qué cuento esto? Supongo que como forma de desahogo.

Esto es lo que más me atormenta actualmente. Las personas vivimos bajo el embrujo de nuestro propio ombligo. Todo lo que hacemos día a día, es por y para nosotros. No significa que esto sea algo malo, pero también tiene su connotación negativa.

Me he estado fijando, sobre todo, en las conversaciones con mis amigos y familiares. Siempre acaba en un profundo monólogo a dos bandas. Uno hablando de su propia vida y el otro de la suya. Como si realmente se estuvieran escuchando, pero que va. Cada uno a lo suyo. Yo me doy cuenta de ello y aunque diga que no lo hago, yo también caigo en la trampa. Aunque al ser un poco más consciente de ello dejo a la otra persona hablar, hasta cansarse.

Vivimos en una sociedad en el que no escuchamos y en cuanto nos dan pie a ello nos soltamos como gabete. Claro, esto hace que yo tenga una consulta a domicilio las 24 horas los 365 días del año. Que me quiero dedicar a ello, pero no nos pasemos.

Me encontré hace poco a una profesora del instituto, que al decirle que quiero ser psiquiatra, se extrañó pero al poco tiempo reflexionó y llego a la conclusión, de que era normal. Sus palabras salieron de su boca resonando en mí: “Sabes escuchar”. Como un calificativo, como si no fuera algo normal.

Deberíamos pararnos y escuchar más. Ayuda mucho.

Siempre puedes resolver tu parte narcisista aplicando lo que escuchas a ti mismo. Aprender escuchando, que bonito suena.

el cielo sobre berlín

-El cielo sobre Berlín.

Felicidades amor

Felices 30.

Hoy es tu cumpleaños, no he podido evitar acordarme de ti desde hace varios días. Ayer inundaste mi cabeza de recuerdos y momentos vividos. No me hicieron demasiado daño. Aunque también llegó a mí el rencor y la rabia de no poder celebrarlo contigo.

Sé que decidimos no seguir con ningún tipo de relación, al menos eso decidió mi cabeza al leer tus palabras. Esas duras palabras. Aquellas que decían que no quieres volver a la relación que teníamos antes, que lo tienes muy claro. Puñalada a mi corazón, ya roto. Yo daría lo que fuera por volver a esos momentos vividos y felices contigo.  Otras que decían que nuestra relación no funcionó (por dos veces) a pesar de haber estado bastante pillado por mí. Amor mío, la relación no funcionó por tu culpa, por tu manía de no vivir libre en una relación, de creer que estabas en una cárcel. De la cuál la única cárcel eres TÚ. De tu capacidad para salir corriendo cada vez que tienes estabilidad. De ser un cobarde. Porque no eres lo suficientemente fuerte de dejar la situación cuando te sientes agobiado, tuviste que esperar a encontrar a otra persona para poder hacerlo. Absurdo. Y esas palabras que no paran de recordarme el porqué dejé de hablarte. Estoy mejor en la distancia. Eso vas a tener. Ni más ni menos. Por todo esto y más.

la-vida-de-adeleLa vida de Adèle

Este mensaje no te va a llegar nunca. Se queda grabado aquí. Rodeado de un puñado de extraños. Ellos al menos lo apreciarán.

A pesar de todo este dolor mostrado en mis palabras y la rabia acumulada en mi corazón. Te deseo que vivas feliz y seas capaz de superar todos tus miedos e inseguridades que te llevan a hacer daño. Aunque sé que no quieres hacerlo.

También quiero darte las gracias. Gracias por enseñarme a amar. A amar libre y con toda el alma. A creer en las relaciones. A creer en mí. A amarme a mí misma por encima de todo. A apoyarme en cada cosa que me hacía crecer como persona. A darme cuenta de cosas que hasta que no te perdí no me di cuenta. A saber que soy capaz de querer. A todos los sexos. A todas las razas. A todas las personas. Gracias.

Pero adiós.

 

Divagaciones

El amor es tan jodidamente confuso y difícil

Cuando lo tenía lo derrochaba a expuertas ahora no recuerdo ni cómo era.

Tengo miedo de que esto se vuelva una costumbre, a ni si quiera reconocerlo

Me repetiré a mí misma las palabras mágicas, es pasajero.

No quiero llegar a confundir ausencia con soledad.

Quiero que la soledad me acompañe en mi ausencia.

Soledad como amigo no como enemigo.

Que retire esa ausencia que tanto sufro.

Reconocerme, de una puta vez, como la persona tan maravillosa que soy y que estoy construyendo.

Que se marche este jodido dolor, gracias.

freud-segun-dali

Fotocopias

Interpretamos las rupturas como una muerte, como esa persona ya no vive, deja de existir (para nosotros). Empezamos a vivir un duelo.

Pasamos por la fase de negación, en la cual no queremos ver lo que está pasando. Eso no me está sucediendo a mí. Al poco tiempo, nos cagamos en la puta madre de la persona que nos está haciendo pasar esto. Empiezan a salir mierdas que tenías acumuladas y el odio empieza a ser bastante superficial. Lo odias tanto que llega un momento que te das cuenta de que realmente lo amas y viene la fase de negociación. Intentas buscar mil y una formas de volver a lo de antes, a hablar con él/ella, a buscarlo. Te das cuenta de que eso no es posible y lloras. Lloras y mucho. Hasta que un día llega el momento que de tanta lágrima te secas, lo aceptas. Sigues con tu vida.

Yo estoy pasando por eso.Aunque no soy capaz de admitir que esa persona está muerta. No lo está. Está a unos pocos kilómetros de mi casa. ¿Por qué no soy capaz de admitirlo?

Soy una persona que me aferro, no sé dejar ir, me duele. Cualquier recuerdo, fotografía, regalo, incluso un ticket de esa cena que pasó fugazmente por nuestra vida, lo guardo. Igual lo guardo en un sitio que luego no recuerdo, pero simplemente el hecho de saber que está ahí me alivia. Saber que sigo teniendo ese pedacito de historia guardada.

Solución: destruir todo eso. Tengo que ser capaz de vivir esa fase de duelo y avanzar.

Entonces es cuando mi cabeza y mi corazón (entiéndase cómo entes racional y sentimental) discuten:

Corazón: ¿Destruir todo lo que has vivido con él? Ni de coña!

Cabeza: Tienes que hacerlo, tienes que salir del bucle. Avanza!

Corazón: Que no! Que yo le quiero y quiero tenerlo siempre conmigo.

Cabeza: Esto no tiene solución… O sí… Fotocopias!

Así es cómo fotocopié su cara y la destruí, le quité la identidad. Con ello me dí cuenta de que yo también lo estaba. Y lloré.IMG_20161010_103437400.jpg

 

 

Respuesta

No, no estoy bien.

La realidad es que …

Quiero besarte, abrazarte, morderte, arañarte, follarte hasta quedar dormidos, abrazarnos mientras lo hacemos.

Pero ya, no puedo.

Quiero hablar hasta las 4 de la mañana, reírme, llorar de la risa con tus bromas, que tu te rías con los intentos de las mías, discutir de cine, sincerarnos, llorar por ello. Saber realmente cómo lo estás pasando y que tú sepas cómo yo lo estoy pasando.

Pero ya, no debo.

Quiero que me extrañes.

Pero ya, no quieres.

fanny-y-alexander

Tan lejos,tan cerca

Ya hacía tiempo que no escribía… y lo necesito de nuevo.

Ahora la cuestión que me preocupa es bastante típica, el amor. Empiezo a contar mi historia.

Simple, yo tengo mi pareja, de la cuál estoy enamorada hasta las trancas. Si es verdad, que no es un amor único. Yo quiero a muchas personas. Pero esta para mí es mi relación afectiva principal. Tengo (o tenía) una relación bastante cercana a lo que yo necesito en este momento. No puedo quejarme. Hasta ahora…

Hace unos pocos de días, él comenzó un trabajo nuevo. Todos los comienzos son duros y éste no va a ser distinto. Le tiene completamente ocupado todo el día. Vale, es algo bastante normal. Pero, hay algo que me preocupa. Está distante y distinto. No sé realmente cómo explicarlo, ¿habéis notado la sensación de que una persona que está a tu lado realmente está a kilómetros de distancia? Esa creo que es la sensación más cercana que estoy experimentando ahora mismo. Realmente no entiendo cómo me duele tanto, pero lo hace.

He estado pensando realmente lo que me duele. Creo haber llegado a la conclusión de que es el miedo a perderlo a él y todo lo que ello conlleva. Supongo que creo que nadie va a tener conmigo este tipo de relación. Que nadie me va a aceptar tal cuál él lo hace. Y qué desaparezca de una forma tan absurda cómo ésta, hiere.

Tengo miedo constante a perderlo, ya lo hice una vez y fue muy dura para mí. La  segunda vez y más después de todo lo que he/hemos avanzado sería un golpe muy duro. No estoy diciendo que no pueda vivir sin él, ni mucho menos.Sólo que no quiero pasar ese golpe.

En fin, sólo me queda esperar a ver cómo evoluciona todo esto…

Odio la incertidumbre y la espera.

Todo esto es una racha y pasará. Para bien o para mal. Sea lo que sea, será.

Esta canción siempre me ayuda mucho en momentos de incertidumbre.

 

Sueños

Acabo de despertarme de la siesta y tengo una sensación bastante desagradable. He tenido un sueño, realmente creo que han sido varios, pero recuerdo este último.

Estaba hablando con uno de mis ex. Él quería volver conmigo, esto no me extrañaba demasiado. Yo no quería, para nada. Me sentía muy mal por volver a hacerle daño, ya le hice bastante. Me preguntó el por qué. Yo le contesté la verdad. Ahora no quiero estar contigo. Quiero a otra persona, quiero a otro tipo de persona. Me preguntaba cuanto llevaba conociéndolo. Le contesté. Un año, más o menos. Seguidamente me contesta, ¿tu crees que te conoce? Respondí dubitativa. Creo que en un año me he dejado ver bastante. Siguiente pregunta, ¿crees que cuando te conozca de verdad seguirá estando a tu lado? Porque yo te conozco y ya no lo estoy.

Joder. Vaya sueño. Vaya putada de sueño.

Sigue siendo una puta revelación de mi subconsciente y mi miedo a la soledad.

¿De verdad no soy capaz de mostrarme total y completamente a alguien? ¿Tanto miedo tengo a que nadie me acepte cómo soy? ¿Realmente me acepto como soy?

Creo que si lo hiciera, no tendría este miedo. Puto subconsciente. Yo creía que estaba avanzando. Vamos a dejarlo en que simplemente creía…

Vale, ya puedo seguir con mi vida.

 

¿Misandria?

_DSC0015

A veces pienso que me dan asco los hombres, ¿cómo se llama eso?, me parece absurdo que rápidamente en mi cabeza salga misoginia y me da vergüenza no saber lo opuesto. ¿Estaré contribuyendo a esta sociedad falocentrista con mi incultura feminista?

Al caso, que me evado muy fácilmente. A veces pienso que el propio acto sexual es tan absurdo y asqueroso que cuando lo estoy haciendo, me seco. Pienso que cuando estoy sucumbiendo al simple instinto de dejar mi cuerpo al goce, no estoy reconociéndome como yo misma. Y sabéis algo más absurdo aún, que cuando más sexo practico es cuando más perdida estoy y en esta maraña de desolación, follo. Con quien sea, realmente me da igual, no quiero pensar, no me quiero ver, quiero evadirme. Y ahí cuando estoy en pleno apogeo, húmeda a más no poder, pienso, la humedad cesa rápidamente. Obtengo por la otra parte, ¿qué te pasa? ¿no te gusta? Yo tengo una respuesta estándar para eso, no, claro que me gusta, me he distraído. No miento, simplemente no soy del todo sincera (sinceridad, qué bonita palabra para describir algo que no existe).

En fin, no digo que no disfrute del sexo, que lo hago. Pero no me siento del todo cómoda con ese hecho, me parece algo banal, un vestigio más de nuestro instinto animal que no somos capaces de controlar. Prefiero una conversación intensa con una persona interesante, prefiero profundizar en las oscuridades de mi alma, del alma que tengo enfrente y aprender… aprender mucho. Eso es el orgasmo más placentero que he tenido nunca.

Odio que el placer nos invada, que los instintos y nuestros deseos más profundos tengan relación con esto. Odio que me traten como un simple cuerpo, yo soy algo más. Soy algo más con lo que sucumbir a tus deseos. Soy algo más que un animal. Pienso, siento, sueño, existo. Tratarme cómo ello. No puedo dejar de llorar cuando veo que lo primero que piensa alguien a conocer a otra persona del sexo que le interesa es en llevársela a la cama.

Me canso y mucho. 

Cada día me pasa más que cuando quedo con un chico, me siento incomoda. Tengo miedo. Yo sólo quiero estar al lado de una persona, disfrutar de una conversación amena, compartir experiencias, sueños, pensamientos e intimidades. No ver el sexo que tenga la otra persona, ver una mente y exprimirla. Tengo miedo de que la persona que tengo al lado no vea lo mismo que yo. Y por desgracia, no lo ve. Ve un cuerpo y en ocasiones una mente, acompañada de un cuerpo que efectivamente se quiere follar.

Maldita sociedad rodeada de sexo.

Recuerdos

Supongo que creo que la vida se basa en eso, recuerdos. Son los que te conforman como persona, los que hacen que quieras volver a ellos o simplemente no volver a tenerlos nunca. Son los que luchas por conseguir. Aquellos hechos que son tan fuertes que te marcan, te dan tu propia personalidad. Esas pequeñas islas que hacen que seas como eres. Ahora mismo no sé muy bien, si son los buenos recuerdos lo que la conforman o los malos. ¿A lo mejor simplemente es una mezcla de ambos? No lo sé la verdad. Lo único que sé ahora mismo es que estoy llena de un montón de ellos y no todos me gustarían que fueran míos.

Creo que ha llegado el momento de abrir la caja de pandora, ¿qué recuerdos saldrán? ¿Buenos? ¿Malos? Descubrámoslo. Cierro los ojos, respiro y dejo volar mi mente hacia el rincón que me quiera transportar. No voy a juzgar, ni ordenar, ni buscar el porqué de todo. Sólo recordar…

Recuerdo ese momento en el desierto, yo estaba tumbada en la arena por la noche. Viendo un cielo tan estrellado que parecía un mantel de puntos. Cómo prácticamente cada 5 minutos o incluso menos, pasaba una estrella fugaz y cada uno de mis deseos  se iba con ellas. De fondo se escuchaba el silencio, dicen que no existe el silencio, pero para mí eso fue lo más cercano. Fue una paz que inundó todo mi cuerpo. Recuerdo esa arena fina, extremadamente fina y helada tocando mi cuerpo. Normalmente la arena no me agrada demasiado pero en ese momento era lo más increíble del mundo. Recuerdo paz, tranquilidad, calma y todos los sinónimos que se puedan dar. No quería cambiarme por nadie en ese momento. Era yo, acompañada pero a la vez sola en un sitio inmenso y precioso. El desierto y yo. ¡Qué bien me sentía conmigo!

Recuerdo un batiburrillo de cosas sobre ti, cómo era feliz. Cómo me destruyó todo aquello y que poco queda de esa chica enamorada, cómo la he hecho desaparecer. Simplemente espero que vuelva, no sé si él o simplemente lo que yo sentía en esos momentos. Qué fuerte es el amor que puede ocultar miles de recuerdos hermosos e incluso borrar otros amores que también disfruté.

Recuerdo esos malos momentos que me queman por dentro, que llegan a mí empañando mis ojos. No viene uno solo, vienen todos de golpe, como una guerra asolando una ciudad. Me dejan rota. A la vez son los recuerdos que mejor recuerdo (nunca mejor dicho) con claridad, cada detalle, cada palabra, cada gesto, cada mirada, cada sentimiento, dolor. Recuerdo ese 4 de junio, cómo yo recién peinada llegué a casa. Vi el rostro de mi madre descompuesto, a mi hermana con un dolor que no lo había visto nunca y su amiga apoyándole. Cómo esas palabras que me hicieron comprenderlo todo cuando salieron de la boca de mi madre: “Cariño siéntate, no te vayas a caer”. Me senté en el sillón que está a mi derecha y escuche aquello que hundiría una parte de mí.  Grité como nunca había gritado en mi vida, aunque sólo recuerdo los primeros segundos de ese sollozo. Lo demás se vuelve una película muda.

Creó que en ese momento gasté más lágrimas que en todo lo que llevaba vivido. A partir de ese recuerdo todo ese verano se vuelve negro, completamente negro.

Recuerdo a mi padre postrado delante de mí con la maleta cargada a punto de disparar hacia una nueva vida y como yo, valiente de mí me puse en medio. Ese disparo, me hirió para siempre. Será una herida que nunca curará. Todos esos chillidos que intentaba ocultar, todos esos golpes que evité, todo ese odio que acumulé y que ahora he creído olvidar.

Recuerdo ese momento en que vi la cara de Elena y sabía que no faltaba mucho tiempo para que pasara lo que tanto estaba evitando aceptar. La muerte de Noelia estaba próxima. Cómo huimos hasta el último momento y cómo ella nos esperó. Sé que lo hizo. Vaya manada de cobardes y cuánta valentía demostró ella. Ella allí postrada, hinchada, azulada, rodeada de todas las personas que le quieren esperando nuestro último beso. Creó que lo que más me duele de todo esto no haber sido lo suficientemente valiente para darme cuenta de todo lo que podría haber aprendido de ella. Maldito miedo a sufrir, maldito.

stardust memories

Stardust Memories- Woody Allen.

Inicio

Creo que como todo en la vida hay que empezar por el principio, el debut de una nueva parte de mí. No sé realmente si tiene algún sentido, si esto es otro intento suicida de revelarme. Pero he decidido escapar de alguna forma, de mí misma.

Sin más dilación explico el por qué de esto,

Hoy es mi cumpleaños, hace años que no me gusta este día. Yo me lleno de ilusiones, esperanzas y sueños que nunca se van a cumplir y encima me derrumbo si alguien no cumple con mis expectativas de falsa realidad. Pero a pesar de todo esto implementado, no es la causa de que yo haya decidido sincerarme a través de una red.

Llevo unos días (realmente días parece amenizar que llevo meses) mal. Me pesa el alma, supongo que tengo una especie de crisis existencial, como todos hemos pasado en algún momento, pero a veces no sé salir de esa maraña de ideas que inundan mi cabeza y creo que esto me puede ayudar.

No os esperéis que esto sea un derroche de buena literatura y versos, porque no sé hacerlo. Creo que se puede resumir en una palabra, diario. Cómo todos hemos hecho alguna vez, sincerarnos a través de las palabras en un cuadernito que guardábamos bajo llave. Yo he decidido compartir esas palabras, por muy estúpidas que sean. Para que alguien, aunque sea una persona, lo lea y me diga que esas palabras que inundan mi mente, no son una locura.

He estado un rato buscando mi nombre, he jugado con millones de combinaciones para alma. Porque quería que esa fuera la palabra que lo describiera. Entonces he empezado a ponerla en tropecientos idiomas en el traducturo de google y ha salido SIEL, me gustó esa palabra en Afrikans. Es la traducción barata de google. No sé si será la correcta, no la he contrastado con otros traductores, pero si realmente no existe debería existir. Porque para mí refleja perfectamente la palabra alma. No es un ente más allá de nosotros mismos. Somos nosotros, nuestra mente, nuestro yo, nuestra esencia, con lo que nos comunicamos con nosotros y es nuestra especie de paraíso en el que nos sentimos seguros, ese trocito de SIEL. 

Fdo: una siel en forma de chica

14034736_10207377892706367_4221780861194348138_n

Imagen: Liv Ullmann en Cara a Cara de Ingmar Bergman